miércoles, 23 de febrero de 2011

Cada siete olas, Daniel Glattauer

Tengo una teoría sobre esta novela, os la cuento ahora mismo: el editor de la anterior novela de Daniel Glattauer, "Contra el viento del Norte", al darse cuenta que se vendía como churros y que tenía en las manos a la gallina de los huevos de oro, cogió a la pobre gallina (en este caso Daniel Glattauer) y le dijo:
- Querido, tienes que escribir la segunda parte.
- Pero Señor Editor, lo magnífico de "Contra el viento del Norte" es su final. Si escribo la segunda parte se romperá la magia, la intriga...
- Querido (yo sé porque digo "querido" tantas veces, jejeje), me importa un pimiento la magia y lo redondo que te haya quedado, este verano quiero irme tres meses de vacaciones a La Gomera y necesito otro Best-seller para financiarme el viaje. Así que ya puedes estar escribiendo la segunda parte para pasado mañana!!!
Y el pobre escritor incomprendido se va a escribir la segunda parte sin ganas, a toda prisa y...la caga!!! Porque cae en TODOS los topicazos que odio!!! Eso sí, el editor se va a poder ir a la Gomera sin problemas porque se está vendiendo igual o mejor que el primero.
Y por qué tengo esta teoría?? Porque soy incapaz de imaginar que una persona que ha escrito algo tan original y hermoso como "Contra el viento del Norte" haya escrito esta novela por voluntad propia. Estoy convencida de que le han obligado.

"
1) ¿Ya conoces a Emmi Rothner y a Leo Leike? Entonces es que has leído Contra el viento del norte, la inusual historia de amor en que dos personas que jamás se han visto se enamoran perdidamente por e-mail.
2) ¿Opinas que los enamorados se merecían verse personalmente, aunque fuera sólo una vez? Comienza a leer Cada siete olas.
3) ¿Te dispones a abrir este libro sin conocer Contra el viento del norte? Aquí tienes el equipaje necesario: Leo Leike vuelve de Boston tras poco menos de un año. En casa lo esperan noticias de Emmi Rothner. Ambos se dan cuenta de que sus sentimientos no han cambiado y piensan que quizá deberían verse una vez en persona. Pero Leo ha empezado una relación y Emmi sigue casada…"

Acabé la primera novela alucinando, volé a buscar la segunda y después de hora y media leyendo sin parar (sí, lo leí en ese rato, pero tampoco da para mucho más) me entraron unas ganas irrefrenables de coger un hacha y cargarme a Emmi, a Leo, a Glattauer, al editor...

Lo que me había parecido tan original se transforma en "más de lo mismo", los sentimientos en estado puro se convierten en tópicos y la historia que me parecía tan preciosa acaba siendo un bodrio, una porquería...y el final, bueno, del final mejor no opino.