lunes, 20 de mayo de 2013

Si tú me dices ven lo dejo todo...pero dime ven, Albert Espinosa

A veces un libro cae en tus manos por alguna razón. Ese libro que jamás has mirado dos veces, o ese otro que te has negado a leer porque te lo encuentras por todas partes y tú odias los "best sellers"...Pero un día, por casualidad, decides cogerlo y no lo sueltas hasta beberte su última palabra

Os cuento, llevo más de un mes con una especie de "bloqueo lector": empiezo libros pero ninguno me atrapa, así que los abandono y sigo buscando. Ya os digo, en un mes no he conseguido leer nada.
Y así estaba ayer, buscando libro nuevo que empezar y me reencontré con "Si tú me dices ven..." y pensé: - "Amores adolescentes incomprendidos no, por favor."

Leí la psipnosis:


Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven de Albert Espinosa:

Para Dani, la vida de repente deja de tener sentido. Tiene cuarenta años, amaba a “ella”, su pareja, y con ella planeaban tener un niño. Se llamaría Izan, las paredes de su habitación estarían llenas de estrellas, y su llegada sería señal de eterna felicidad. Pero “ella” hace las maletas y se va. Al mismo tiempo, Dani recibe una llamada a la que se aferra como si ahora eso fuera lo único que puede hacer en esta vida.

Dani es un buscador de niños perdidos, y esta vez debe viajar a Capri para cumplir su misión. Justamente Capri, el escenario de su descubrimiento, el lugar en donde, gracias a dos personas extraordinarias, tuvo lugar su verdadera iniciación en esta, su vida que ahora se pierde en un incierto recorrido. Junto con Dani, el lector se reencuentra con dos personas queno olvidará. Un anciano que le descubrió el significado de las cosas, un viajero que le transmitió un saber excepcional. Ambos salvaron su vida, la de un chico que había perdido a sus padres, librado a su albedrío.

Un viaje hacia una sensibilidad nueva, distinta; ese modo único de ver y leer la vida de Albert Espinosa: amor, vida, muerte y enfermedad. Soledad y amistad –también la maravillosa amistad que puede establecerse entre quien está a punto de dejar esta vida y quien acaba de llegar a ella–, y esa obligación de ser felices que, una vez más, este dotado escritor nos transmite con su talento inusual.

No hay adolescentes enamorados, no hay amores cursis y desesperados, un niño desaparecido....Voy a leerlo!!!

La trama no es alucinante, es más bien pobre, pero el conjunto hace una delicia para los sentidos.
Personajes dueños de una sabiduría infinita que no dudan en compartir con el joven David, un niño y un adulto perdido.
Es un libro bellísimo que te invita a reflexionar...

Yo también voy a parar el mundo unos días, para volverlo a mover después.