miércoles, 1 de junio de 2011

"Lista mortal" y "coleccionista de almas", Paul Johnston

Esta vez voy a hacer algo diferente en el blog: la reseña de dos libros a la vez, del mismo autor, claro está.
El porqué es muy sencillo: quiero acabar esta entrada y no volver a acordarme nunca más de ellos, se nota lo que me han gustado, verdad??

Me decidí a leer la primera novela "negra" (por qué ahora se le llama novela negra a cualquier cosa??) de Paul johnston por la sencilla razón que es un autor escocés.
Ya sabéis que tengo debilidad por Escocia y me llamó la atención, Escocés y novela negra, me costaba imaginar una combinación más atrayente...
Así que ni corta ni perezosa, metí "Lista mortal" en la barriga de mi Papyre y me dispuse a leerlo:



¿Alguna vez te han dado ganas de matar a alguien?

A Matt Wells, escritor londinense de novela negra, sí. Abandonado por su agente, su editor y su esposa, tiene más fantasías de venganza que la mayoría de la gente.

Cuando un asesino en serie apodado el "Diablo Blanco" se pone en contacto con él, Matt descubre horrorizado que este ser diabólico lo sabe todo sobre él, su familia, sus amigos... y sus enemigos.

Entonces comienza la matanza y las ociosas fantasías de Matt empiezan a hacerse realidad. Si no detiene a tiempo al Diablo Blanco, todas las personas a las que odia pronto conocerán un escalofriante destino.

Tiene buena pinta, pensaréis. Lo mismo pensé yo. Y no voy a ser tan mala, la verdad es que se puede leer, no es fantástico, tampoco os voy a engañar, pero se puede leer.
 
Lo peor, el personaje principal. Matt Wells, o Matt Malone, es más simple que el mecanismo de un kleenex (que ganas tenía de escribir esta frase!!). Os lo juro, Tinky Winky a su lado es un Premio Nobel.
Me pasé casi todo el libro rezando para que llegara el psicópata asesino y lo matara de una vez!!!! Y cuando digo casi, quiero decir hasta las últimas 20 páginas.
Por suerte, el personaje "malo-malísimo" hasta cae bien, los amigotes del prota son muy majos y hay una sorpresa final que me dejó con la boca abierta, porque de verdad que no me lo esperaba.
 
El final peliculero total, si hubiera estado Rambo por allí no me habría sorprendido, jajajajajajaja....
Conclusión: Aunque es uno de los peores libros que he leído este año, la sorpresita final lo salva y me lleva a cometer uno de los peores errores de mi vida como lectora: leer la segunda parte, "Coleccionista de almas".
 
Convertido en objetivo del Diablo Blanco, un brutal asesino en serie, el escritor de novela negra Matt Wells sabe lo que es encontrarse cara, pero una discípula de su torturador todavía está en libertad, así que no puede dejar de vigilar la seguridad de todo su entorno. Cuando comienzan a morir algunos escritores de suspense, y encuentran asesinado a su mejor amigo, la paranoia de Matt parece bien fundada. Ahora debe poner en práctica todos sus recursos para orquestar el fin de la psicópata. Sin embargo, a medida que recibe pistas críticas sobre la identidad de las siguientes víctimas, va quedando horriblemente claro que el baile con el diablo acaba de empezar.
 
Y este sí tiene todos los números para convertirse en el peor libro que he leído en el 2011.
 
Y es que  falla todo:
Los personajes son tontos, sosos, aburridos...tanto el protagonista, como los secundarios. Esta vez no se salva ni el malo.
Las dos tramas no tienen pies ni cabeza, os juro que no hay por donde cogerlas: poca información, nada realista... que ya sabemos que es un libro de ficción, pero que te explote una granada en la cara y no te pase nada...bueno, es que no es creíble!!!
 
Vamos, que si en "Lista mortal" rezaba para que el "malo" matara al protagonista de una vez, leyendo este suplicaba para que entrara un psicópata en casa, me cortara la cabeza o me sacara los ojos y acabar con la agonía de seguir leyendo (no, cerrar el libro no es una opción, cuando algo se empieza hay que acabarlo)
 
En resumen, lo mejor de "Lista mortal" es la sorpresa final. Lo mejor de "Coleccionista de almas" es la palabra "FIN" impresa en la última página.