domingo, 15 de diciembre de 2019

Rest in Peace, Marie Fredriksson- Surrender

Casi una semana he tardado en asimilar que la voz de Marie Fredriksson se ha apagado para siempre.
Al leer su autobiografía (tenéis la reseña aquí) tenía que haber supuesto que algo iba mal. Marie jamás hablaba de su vida privada, nunca. Apenas hay fotos de sus embarazos, con sus hijos o marido. Esa parte la guardaba muy para ella, separada del mundo real, para que no se la mancharan y proteger a los suyos. 
Resultat d'imatges de marie fredriksson
Al escribir una autobiografía, con algo de ayuda,  tenía que haberme dado cuenta que quería hacernos un último regalo, que la conociéramos a través de sus palabras, no por lo que decían los medios...una especie de despedida para sus millones de fans...


No voy a repetirme pero descubrir la voz de Marie en el tocadiscos de mi tío, a los 10 u 11 años me cambió por completo. Primero en un estribillo, que hizo que dejara el libro que estaba leyendo (me encantaba leer en la cama de mi tío mientras sonaba música) y después, con Surrender  consiguió ponerme la piel de gallina y llevarme casi a las lágrimas, sin saber qué decía la letra, sólo esa potencia de voz, esa energía, esa fuerza...



Y, desde entonces, esa voz me acompañó en la infancia, en la adolescencia, en alguna de mis primeras citas...Cuando estaba triste o cuando flotaba de alegría, Marie siempre estaba conmigo. Siempre.
Lo sigue estando. En mis Playlist de Spotify, en TODAS, siempre sale su voz...en inglés, en sueco, a solas o acompañada de Per...Y Surrender, a pesar del tiempo, sigue siendo una de mis favoritas. Olvidad las pintas que llevaba aquí, cerrad los ojos y disfrutad... 
Gracias Marie, por todo. 


1 comentario: