martes, 27 de septiembre de 2016

Reseña: Delirium - Lauren Oliver

Después de abandonar "Leal" (saga Divergente), ser incapaz de empezar "La cura" (El corredor del laberinto) y aburrirme como una ostra con "La reina roja", ya estaba convencida de que esto de las distopías no era lo mío.
A quién vamos a engañar? leída una, leídas todas:
adolescente tirando a normalita, huérfana o con una madre incapaz de cuidar de ella (y de sus hermanos), se siente inadaptada en la sociedad reprimida donde vive, que suele estar dividida en "sectores", "mundos", "castas", "facciones"... Por casualidades del destino, acaba siendo la protagonista de una rebelión y transforma el mundo caótico en el que vive. Hay un triángulo amoroso, tiene que escoger entre chico malo vs. chico bueno y todo está salpicado con mucha acción. 
Ah!! Se me olvidaba, los pocos adultos que existen suelen ser malos.
Podéis llamarlo "Los juegos del hambre", "Divergente", "La quinta ola", "La reina roja", "El corredor del laberinto"...como queráis, pero es como leer una y otra vez el mismo libro.
Hasta que llegas a Delirium ....

¿Qué tiene "Delirium" que lo diferencia de los demás? ¿Cómo pude leerme la trilogía en apenas dos días?
La respuesta es sencilla: su autora, sin dudarlo ni un instante. Lauren Oliver tiene una forma de escribir casi mágica, que engancha desde la primera frase. Os juro que me era casi imposible soltar el libro, a pesar de estar lleno de tópicos, sabiendo lo que iba a pasar...es alucinante lo bien que escribe, la belleza de su prosa...
Además de eso, me sorprendió mucho la idea de un mundo en el que cualquier clase de amor es una enfermedad, que somete a sus adolescentes a una operación de cerebro para extirpar la parte encargada de controlar los sentimientos. Un mundo que empareja a las personas mediante una serie de exámenes. Me recordó muchísimo a "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, pero con unos personajes mucho más elaborados.
Tenemos una protagonista, Lena, huérfana (oh sorpresa!!!) vive con sus tíos y sus primas, ya que su madre prefirió saltar desde un acantilado antes que someterse a una nueva operación (o eso es lo que siempre le han contado), nunca consiguieron curarla, a pesar de las tres operaciones que le realizaron. Por eso Lena tiene miedo¿y si ella es como su madre?¿ Y si la operación falla? ¿Y si es un defecto congénito? Cuenta los días que faltan para su operación.
Hana es su mejor amiga, a pesar de venir de familias muy dispares, han crecido juntas, tienen una relación muy especial y se disponen a disfrutar de su último verano juntas. Las dos saben que, después de la operación, ya nada volverá a ser como antes. Su amistad será algo del pasado.
Hana será un personaje muy importante, además de ser la encargada de descubrirle un mundo oculto a Lena: música prohibida, fiestas clandestinas, saltarse el toque de queda...

Y entonces, el día de su evaluación, en medio del caos provocado por un grupo de la resistencia, aparece Alexcon sus ojos dorados, y el universo se queda quieto en el instante en que los dos se miran.
Alex tiene más de 18 años, luce la cicatriz que demuestra que está curado, que no puede sentir nada, que no es un peligro para Lena. Así que Lena se deja llevar, empiezan a quedar, a hablar, a sentir y a hacerse preguntas incómodas.              
Pero Alex no es lo que parece. La cicatriz de su operación es falsa, no está curado, es un inválido y forma parte de la resistencia. Aunque Lena quiere alejarse de él, ya es demasiado tarde, está completa y perdidamente enamorada y cada vez falta menos para su operación...
¿No os dan ganas de saber más? ¿No queréis saber cómo sigue? 
Image and video hosting by TinyPic