lunes, 18 de abril de 2016

Cicatriz, Juan Gómez-Jurado

Está siendo un mes de Abril muy raro, no me gusta nada de lo que leo, no me engancha y acabo abandonadolo todo, una pena. 
El sabado conseguí terminar "el mar infinito", el segundo libro de la trilogía de Rick Yancey, segunda parte de "La quinta Ola" (me guardo la opinión para otro momento). Mi idea era empezar "una madre" de Alejandro Palomas, pero por alguna extraña razón no estaba en la barriga de mi "bicho".
Aburrida tomando el sol me puse a trastear mi kindle, a ver qué tenía por ahí perdido 


y me encontré con "Cicatriz", recordaba que alguna de mis amigas me había hablado muy bien de él y que lo conseguí en Amazon nada más publicarse a un precio alucinante, así que no me lo pensé mucho...



Simon Sax podría ser un tipo afortunado. Es joven, listo y está punto de convertirse en multimillonario si vende su gran invento -un asombroso algoritmo- a una multinacional. Y, sin embargo, se siente solo. Su éxito contrasta con sus nulas habilidades sociales. Hasta que un día vence sus prejuicios y entra en una web de contactos donde se enamora perdidamente de Irina, con la inexperiencia y la pasión de un adolescente, a pesar de los miles de kilómetros que los separan. Pero ella, marcada con una enigmática cicatriz en la mejilla, arrastra un oscuro secreto. 
Una novela que te hará mirar de otra forma a la persona con la que duermes. Una historia absolutamente adictiva firmada por el autor español de thriller más leído en todo el mundo.

Revisando las lecturas del 2015/16, creo que puedo contar con los dedos de una mano las veces que un libro me ha parecido de 10, uno de esos en los que no cambiaría ni una coma, ni una palabra, donde no me sobra ni me falta nada, donde no he tenido tiempo de aburrirme. Juan Gómez-Jurado ha conseguido hacer eso, tenerme pegada al libro durante 24 horas, olvidándome de comer, de dormir...


"Mi primer error fue enamorarme de ella"

Así empieza todo, una simple frase, tan sencilla pero tan explícita a la vez, aún me cosquillea el estómago cada vez que la releo, por qué quien no comete errores por amor? 

Personajes redondos, los dos protagonistas, tan diferentes pero tan iguales, me han encantado. La trama atrapa desde el primer momento, prosa ágil, sin florituras ni ese escribir palabras sin sentido para rellenar páginas. Buen final, se cierra el capítulo y no hay cursilerías ni almibar en exceso,

Querido Juan, te has ganado una seguidora fiel que piensa leer cualquier cosa que salga de tus manos. Ha sido un auténtico placer.