miércoles, 6 de enero de 2016

Lo que no te mata te hace más fuerte

Stieg Larsson fue uno de los culpables de mi gran obsesión por la novela negra. Aún recuerdo los nervios y las horas sin dormir cada vez que me encontraba con Lisbeth...Su muerte fue un golpe, nos dejaba un poco huérfanos...

No me gusta hablar sin saber...cuando me enteré que los herederos habían encontrado un manuscrito inacabado y que pensaban contratar a un escritor para acabarlo y publicarlo, lo primero que pensé es que eran unos rastreros..."poderoso caballero es don dinero" verdad?
Pero esperé, leí críticas de quien lo había leído y, como no lo dejaban excesivamemge al, decidí leerlo.
Error!!

No está mal, lo reconozco, se puede leer, sí, pero no es Larsson, ni en sus mejores fantasías ese autor puede aspirar a llegarle a la suela de los zapatos.
La história ABURRE, mucho, muchísimo...se hace pesada, sin sentido, y cojea en muchas partes. Lo único que se salva son los personajes de Lisbeth y Mikael y aún así no son más que sombras de lo que Larsson nos presentó.

A veces es mejor quedarse con el recuerdo y dejar en paz a los muertos .