jueves, 21 de octubre de 2010

La biblioteca de los muertos, Glenn Cooper

Anoche decidí que no podía seguir con "Se lo que estás pensando" (ya os hablaré sobre él otro día...), que era incapaz de acabarme las 100 últimas páginas sin riesgo a morir de aburrimiento y empecé "La biblioteca de los muertos" de Glenn Cooper.
No me atraía el título, demasiado tétrico, ni la portada, demasiado seria; pero como se lo prestaron a Fran para que me lo leyera...pensé: " peor que lo que estaba leyendo no será"
Y no, no ha sido peor. Me he dado de morros contra un libro estupendo, brillante, fácil de leer, con un ritmo trepidante y una historia...bufff, la historia es sencillamente magnifica.
Tan magnifico  me ha parecido que lo he leído en apenas 5 horas, me era imposible dejarlo...


Glenn Cooper nos presenta dos escenarios:

Bretaña, año 777: El séptimo día, del séptimo mes, del año 777 se espera el nacimiento del séptimo hijo de un séptimo hijo ¿¿será la mano del diablo o de Dios?? Octavus crece en la abadía de Vectis, un niño extraño, mudo, sordo (ahora lo llamaríamos autista) que no se relaciona con nadie. El prior Josephus descubre al niño escribiendo sobre la nieve y empiezan a hacerse mil preguntas ¿donde ha aprendido a escribir? ¿qué es lo que escribe? ¿qué deben hacer?
Octavus escribe nombres y fechas, en todos los idiomas conocidos y por conocer, con una simple anotación al lado: natus o mors, o lo que es lo mismo: nacido o muerto.

EEUU, en la actualidad: han muerto 9 personas con un solo nexo en común: todas han recibido una postal con un ataúd dibujado y la fecha de su muerte. ¿Puede ser un asesino en serie? ¿Cuales son sus motivos? ¿Los patrones? y lo más importante: ¿como atraparlo?

El autor une a una pareja del FBI, tal vez algo vista, "superdetective" entrado en años, guapete, rompecorazones, alcohólico, harto de su vida y a una recién salida de Quantico, joven, inexperta, culta e inteligente. Esta pareja será la encargada de investigar los asesinatos del Juicio Final y tratar de resolver todos los entresijos.
Si a todo esto, le añadimos altos cargos del gobierno más poderoso del mundo ocultando "algo" en el Area51, presidentes de la talla de Winston Churchill y Roosvelt asustados y muertes a cargo del gobierno actual, nos encontramos inmersos en esta maravillosa novela.
Y quien sabe, tal vez es cierto que no somos dueños de nuestro destino y que todo está escrito, en alguna parte...