martes, 6 de noviembre de 2012

No te escondo nada, Sylvia Day

Era de esperar, después del éxito de la trilogía "50 sombras de Grey", lo más normal del mundo era encontrar libros del mismo género hasta debajo de las piedras.
No comenté la trilogía de "50 Sombras"en su momento, aunque la leí en verano, porque me gusta saber lo que estoy criticando...pero os dejo dos pinceladas para que os hagáis una idea de mi opinión:

1-Si yo fuera Stephenie Meyer le habría puesto una denuncia a la autora de "50 Sombras" por plagio: su insulsa, pava y simple protagonista, Anastasia, es un calco de Bella. Incluso hay un par de situaciones en las que esperas que aparezca algún vampiro u hombre lobo por allí cerca....
2- La historia es simple, ñoña y floja. Lo siento para las defensoras de la obra, pero es que no se la cree ni una quinceañera en plena edad del pavo.
3- Lo único salvable es su protagonista masculino, el Dios del sexo, Christian Grey.


Ahora coged los dos primeros puntos, cambiad el plagio de Meyer por el plagio a Sylvia Day, además de encontrarnos ante una gan cadena de denuncias por ver quien a copiado a quien, nos damos de frente con:

1. Copia bestial a "50 sombras", pero sin disimulo ni nada (chica soltera de familia desestructurada conoce a chico/hombre de éxito, famoso en el mundo de los negocios y podrido de dinero)

2. Historia más ñoña, simple y floja del mundo. Lo siento, sigo sin poder creer que un pedazo hombre se enamore perdidamente de una niñata sin apenas neuronas en el cerebro.

3. Por si fuera poco, el señor Gideon Cross (es que hasta el nombre me produce rechazo) es tan carismático como un paquete de galletas.
En serio, lo único salvable de "50 sombras" es, sin ninguna duda, su atormentado protagonista, su niñez, su oscura historia...vale, dejemos aparte sus ojazos, su pelo, su cuerpo...
 
y esa pequeña afición por las fustas de piel y los jueguecitos raros.
 
Así que imaginaros un "50 sombras" sin Grey, lo habéis hecho?? Pues listos, ya habéis leído "No te escondo nada"